Consejos

No desesperarte al hacer una reforma

Como no desesperarte a la hora de hacer una reforma


Antes de nada empecemos por el principio. Una obra no es lo que se ve en la TV, donde aparecen 30 señores, vestidos de uniforme impoluto que parece que lo están estrenando para la ocasión y que en 24 horas levantan una casa y la dejan impresionante, que parece que tu mismo podrías hacerlo, pasando antes por el hipermercado a comprar un rodillo y listo. Quítate eso de la cabeza !, lo que ves en televisión es mentira !!!!!!, para empezar cortan y pegan diciendo que hacen una obra en una semana y poniendo varios time lapse super bonitos de que la obra evoluciona como un misil en el aire, nada tiene que ver con la realidad que nos ocupa. 

Cuando vemos los reformistas los episodios de estas series de televisión que reforman casas o que hacen reformas express de un restaurante, no podemos mas que reirnos y pensar que el traje de Ironman es mas real que la reforma que estamos viendo en la pantalla, cualquier profesional sabe que los materiales requieren no solo de mano de obra cualificada y de tiempo para instalarlos o aplicarlos, sino que también tienen unos tiempos de secado. Por ejemplo cuando luces una pared con yeso para dejarla totalmente perfecta, lisa y lista para pintar, tienes que saber que desde que el aplicador da la segunda o tercera mano de yeso, se necesitan entre 7 y 15 dias dependiendo de la temperatura y de la humedad, para que seque el producto, sino lo que conseguirás es pintar por encima de una superficie que en dos o tres dias después de pintada, comenzará a manchear y a levantarse la pintura porque el soporte no es apto para aplicar pintura.

Por eso cuando vemos que aplican yeso, pladur o empaste a paredes y que dé un día para otro, se ponen a lijar y a pintar, nos entra la risa a los que sabemos del tema. Ni echando pasta de pladur de 2 horas eres capaz de lucir todo un local comercial, lijarlo y pintarlo en 24 horas.


Los clientes cuando nos preguntan por el tiempo de una obra, las empresas de reformas y construccion solemos dar unas indicaciones que cuanto mas o menos puede durar, pero siempre sabiendo y comentando con el cliente, que los tiempos en construccion son relativos. Sin embargo, el cliente que entendemos que tiene ganas de estrenar su casa o de abrir su local comercial, comienza la obra ansioso de ver el final, como si de una carrera se tratara, cuando es todo lo contrario, mas bien es un maratón de fondo, donde lo importante es llegar bien a la meta y no quedarse en el camino.

 

sí apuras en algún momento, puede ser malo para el resultado final.


Normalmente el cliente comienza con expectación la obra y hasta se podría decir que hasta con calma, aunque esta situación no dura mucho. Si este articulo lo están leyendo otros profesionales, sabrán de lo que hablo, y es que cuando la reforma comienza a estar avanzada, el cliente empieza a desesperarse, viendo que la obra avanza a cuenta gotas, sin saber que visualmente una obra, no se aprecia mas o menos avanzada, hasta casi el 90% de la ejecucción de la misma y sobre todo cuando es una reforma integral; algo que por mucho que el profesional se esmere en comunicarle a su cliente, éste hace caso omiso, centrándose solo en el final y no en los medios, quizá un poco influenciado en lo que ve en televisión y pensando que colocar el suelo de tarima flotante de su vivienda, es algo que se debería de hacer en un solo día, aunque sean 200 m2 y solo haya uno o dos carpinteros en la obra. Como el cliente ve en TV a 10 personas colocando el parquet como si fuera un concurso de habilidad del estilo de » forjado a fuego » con cronometro incluido. El cliente en mezcla de prisa, ansiedad por acabar la obra y la falsa sensacion de que todo se hace como en los videos de Youtube en los que cuando los ves, parece y digo » parece » que tu mismo podrías hacerlo, le exige a la empresa de reformas que al menos sea tan buena como las que ve en su serie de Netflix, cuando la realidad es que ni el traje de Ironman vuela en realidad, ni las reformas de la TV se hacen en un dos dias. 

Un consejo que le puedo dar a mis clientes y a los de otras empresas de construccion es que dejen de pensar en la obra como una carrera y les recomendaría que se centrarán en el resultado final. Muchas veces los malos acabados o los defectos de obra se ven forzados por el mismo cliente que apura y presiona a la empresa de reformas y a sus profesionales para que acaben rápido. Es por eso que el mejor consejo que le puedo dar a una persona que afronta el hacer una reforma es que se lo tome con calma, que no tenga prisa, no se trata de acabar rápido, tampoco de demorarse eternamente, pero si tiene que saber que a veces, las prisas del cliente, pueden ir en su contra, porque cuando algo lo apuras mas de lo necesario, el resultado no siempre acompaña. 

hacer una reforma, es algo maravilloso


Déjate aconsejar por el profesional de la reforma y solicita que te aconseje, déjate guiar por él, que por eso lo has contratado. Seguramente si lo haces, en vez de ser una experiencia frustrante, será placentera. Y es que hacer una reforma, es algo maravilloso, es un proceso de creación de algo único e irrepetible, es como crear de la nada.. algo.. y » ese algo » debería de ser parte tuyo, creado de una experiencia en la que poco a poco, y resalto » poco a poco», se va realizando un baño, una cocina, un armario o toda una reforma integral, que tendrá ese alma, ese aspecto y acabado único que ser fabricada a mano y con el cariño, no un churro deprisa y corriendo. Busca mimetizarse con la obra y con los profesionales que has contratado para la realizarla y forma parte del equipo, no luches contra el rio, déjate llevar y disfruta de la experiencia.

 

Deseando ver el resultado final pero sin agobiarte, o acaso cuando tu esposa se quede o se ha quedado embarazada, ¿has querido sacar al bebe del vientre a los siete meses?, quizá te morías de ganas de ver a tu bebe, de tenerlo en tus brazos, de ver su carita, etc.. Pues eso mismo es lo que pasa con una obra, tienes que ir viendo su evolución como un proceso en el que se esta construyendo algo único y que sí apuras en algún momento, puede ser malo para el resultado final. Pues al igual que deseas que tú bebe nazca sano y fuerte y necesita de los cuidados y de su tiempo en el vientre de la madre. Tu reforma también necesita de ese cariño y tiempo que los profesionales le dedicamos para que obtengas el mejor de los resultados.

Buenas tardes y buena suerte, siempre sin prisa, pero sin pausa.. 
CEO DE NANADECO

 

Author


Avatar

Nana Deco

Empresa de interiorismo y construcción con un equipo con mas de 20 años de experiencia. Soluciones integrales para su hogar o empresa en interiorismo y decoración, reformas integrales y todo tipo de servicios de construccion